En el teléfono

En el tiempo, nos veía. Podíamos perder la cabeza, olvidar sus promesas, arriesgar lo imposible, convencer a los que se adora abrazándolos. Una mirada podía cambiar todo. Pero con este aparato lo que terminó terminó…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s